Reportaje de C. Heaney (español)

Seminario Interdisciplinar Pisac 2012

Doctorado en Antropología, Arqueología, Historia y Lingüística Andinas

Por Christopher Heaney

Durante seis días de julio, profesores, investigadores y estudiantes de posgrado en  Historia, Antropología y Arqueología de la Pontificia Universidad Católica del Perú y otras instituciones de varias partes del mundo se reunieron para el Seminario Interdisciplinario anual del Programa de Estudios Andinos en Pisac, ubicado en el Valle Sagrado de Cusco.

En este emprendimiento mundano e intelectual, que tuvo lugar bajo la sombra de uno de los más conocidos monumentos de los incas, los participantes presentaron los avances de sus proyectos de investigación, discutieron sus avances metodológicos, compartieron sus descubrimientos en los archivos y en sus trabajos de campo, y defendieron sus tesis doctorales alrededor de muchas tazas de té de coca y algunos pisco sours.

A lo largo de la semana varios profesores invitados presentaron y explicaron sus innovadores proyectos de investigación en curso. El lunes, Paul Heggarty, un lingüista del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva, Leipzig, inauguró el Seminario con una ambiciosa, creativa y polémica charla titulada, “Arqueología, lingüística, genética, mito-historia: hacia una visión más coherente del pasado andino”. Heggarty desafió a los andinistas asistentes explicando lo que describió como una transformación lingüística al quechua y aimara en gran parte de los Andes, lo que promovió un debate acerca de la utilización de los modelos arqueológicos en otros campos de estudio, como por ejemplo la Lingüística. Al día siguiente, Ann Peters, del Museo de Arqueología y Antropología de la Universidad de Pensilvania, presentó el proyecto que está desarrollando acerca de los fardos funerarios de Wari Kayan en una charla titulada, “La comunidad de producción textil y los diversos modos de intercambio: aplicabilidad al análisis de Paracas Necrópolis”. La presentación de Peters, producto de años de investigación de archivos y material de estudio de los textiles de múltiples fardos funerarios, argumentó convincentemente que los distintos grupos culturales compartían motivos artísticos y enterraban a sus muertos envueltos en textiles que mostraban las re-interpretaciones que cada generación realizaba.

El miércoles, Karoline Noack, de la Universidad de Bonn, presentó su investigación sobre los textiles en Trujillo, “Textiles y la diferencia colonial en espacios transculturales (Trujillo, s. XVI)”. Noack mostró cómo los investigadores pueden utilizar los registros notariales de la los archivos para compensar la falta de la cultura material, y argumentó que en la industria textil participó una amplia parte de la sociedad que abarcó desde los esclavos hasta los miembros de la nobleza indígena o europea.

Finalmente, el jueves, César A. Méndez, el ganador del Premio Franklin Pease G.Y. de estudios andinos 2011-2012, compartió con los demás participantes del Seminario Interdisciplinar su emocionante proyecto, “Discutiendo la tecnología lítica de los primeros pobladores del Centro de Chile entre 13000 y 11000 años atrás. ¿Qué hemos aprendido?, ¿Qué nos falta por conocer?”  Su proyecto mostró una mezcla de creatividad unida a una excavación metodológicamente rigurosa. Su presentación mostró cómo los arqueólogos podían deducir  microhistorias de determinados yacimientos prehistóricos a partir de la  evidencia disponible.

Los actuales estudiantes de Doctorado del Programa de Estudios Andinos presentaron los  informes de sus investigaciones en curso y recibieron valiosas críticas. Donato Amado con su investigación titulada  “El sistema de tenencia de tierras, ceques y caminos rituales en el valle del Cuzco, siglos XVI y XVII”  demostró un impresionante manejo de los archivos regionales de Cusco  al describir el cambio en la propiedad y la organización de las tierras y caminos desde la época inca a la época colonial.  Jorge Pavel Elías expuso una investigación histórica de enfoque regional, titulada “La evolución de la encomienda en el corregimiento de San Miguel de Piura. Estudio económico, social y político, 1532 – 1720″. Nelson Peyrera presentó “Campesinos republicanos: La sociedad rural de Ayacucho y el Estado peruano en el siglo XIX (1840-1880)” un interesante trabajo sobre el uso de las demandas como medio para mostrar cómo los campesinos interpretaban y defendían sus derechos como comunidad y propietarios de tierras antes de la Guerra del Pacífico. Por último, Gregorio Efraín Cáceres presentó “Sistema médico indígena andino: construcción de una alternativa de salud intercultural, articulada a lo regional y nacional”, un ambicioso proyecto de etnohistoria y antropología.

Asimismo a lo largo de la semana tuvieron lugar sustentaciones  de Tesis de  Doctorado de cuatro estudiantes, ahora doctores – del Programa de Estudios Andinos. La primera sustentación fue de María Carolina Agüero quien recibió su doctorado en Arqueología con Mención en Estudios Andinos por su tesis “Usos sociales (y políticos) del vestuario durante el Período Formativo en la región de Tarapacá (Norte de Chile)”. El miércoles, Vera Tyuleneva defendió su Tesis para optar al grado de Doctora en Historia con mención en Estudios Andinos “El Paititi en la Geografía Histórica”. El jueves, Cecilia Sanhueza presentó su tesis en Historia con mención en Estudios Andinos, “Los mojones del Inca. Territorio, frontera, geografía sagrada y “cartografía” oral en el Tahuantinsuyu”. Por último, Ricardo Valderrama defendió con éxito su tesis en Antropología con mención en Estudios Andinos, “Pastores, pastos y rebaños en la provincia de Caylloma (Arequipa)”.

También, los participantes discutieron el futuro de los Estudios Andinos, así como las posibles maneras de ayudar a doctorandos jóvenes para avanzar sus investigaciones. El lunes, los profesores invitados al Seminario y los estudiantes de Posgrado discutieron un proyecto en desarrollo; “Red de Doctorados de Estudios Andinos”, una red para jóvenes investigadores de Doctorado de América del Norte y del Sur, que les permitiría, entre otros, seguir el trabajo de otros estudiantes y hacer colaboraciones.

La semana culminó con un recorrido histórico arqueológico a través de la Ruta del Chinchaysuyo, bajo la experta guia de Donato Amado, quien llevó a los participantes a través de la Pampa de Anta a Quillarumiyoc, un  increíble complejo de huacas y de adoración del agua y a los Andenes de Zurite. El día terminó, al igual que la semana, con los sonidos de la discusión cálida y amistosa disfrutando un  sumaq mikuy en Calca. A medida que el sol se ponía,  los participantes comenzaron a digerir los ricos platos de comida andina, la conversación compitió con el sonido de las monedas de un juego de sapo y risas.